Mi carrito

Tu carrito está vacío

Descubrí las categorías del sitio y elegí los mejores productos.



Planchitas de Pelo GAMA

55 resultados

Encontrá Planchitas de pelo GA.MA al mejor precio en Frávega

El uso de la plancha para alisar el cabello está bastante difundido, aparte de ser un método bastante práctico y sencillo que se puede usar en casa, aporta numerosos beneficios como reducción del tiempo de alisado en comparación al secador, ayuda a que el cabello no se esponje con la humedad, manteniendo así el peinado por más tiempo y el calor uniforme de la plancha puede servir de catalizador de ciertos tratamientos químicos como la cirugía capilar o keratina.
Ver mas

¿Cuáles planchas protegen más el cabello?

¿Cuál es el mejor tamaño de plancha?

¿Cuál es la mejor temperatura para la planchita?

¿Cuántas veces podemos plancharnos el pelo?

¿Qué hacer antes de plancharte el pelo?

Como sabemos las placas de las planchas están en contacto directo con el cabello. En las planchas de gama media-alta se trabaja con cerámica. Este material tiene unas propiedades muy interesantes: mantiene el calor estable, gran durabilidad y resistencia. El cabello resbala por las placas y esto hace que la fricción sea mucho menor que con otros materiales.

La versatilidad de la plancha de pelo dependerá del tamaño de sus placas. Las de placas pequeñas sirven para viaje y también para dar forma a los flequillos más rebeldes. Las planchas anchas sirven casi exclusivamente para alisar el cabello. Si además de alisar el pelo, queremos que nos sirva para ondularlo, necesitaremos una con planchas largas y finas.

Las planchas de pelo van en términos generales de los 80º a los 230º. Hay algunas que se mantienen fijas en un par de temperaturas y otras que pueden personalizarse más. Tendrás que tener en cuenta varios factores como qué tipo de cabello tienes. Para cabellos finos necesitarás menos calor que para los gruesos.

Los expertos recomiendan plancharse el cabello como máximo unas 2 o 3 veces por semana, evitando hacerlo cada vez que lavamos nuestro cabello. Si tu pelo es rebelde y difícil de moldear, una buena alternativa es usar el secador para alisarlo en lugar de la plancha, ya que al no entrar en contacto directo con el cabello, al aire caliente de este no resulta tan dañino.

Luego de haber lavado tu pelo y aplicar un buen hidratante, debemos aplicar de manera uniforme un protector térmico sobre el cabello húmedo y secar muy bien el cabello para retirar toda la humedad, ya que pasar la plancha sobre el pelo mojado, quemará y debilitará las fibras capilares al instante.